Posteado por: cantabriaeolicaracional | 1 julio 2010

CARTA ABIERTA DEL INSTITUTO DE PREHISTORIA Y ARQUEOLOGÍA SAUTUOLA A MIGUEL ÁNGEL REVILLA, PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE CANTABRIA

Excmo. Sr.:

Los miembros del Instituto de Prehistoria y Arqueología Sautuola de Cantabria (Santander, Santa Lucía 45, 2º E), legalmente constituido como uno de los componentes de la Institución Cultural de Cantabria desde la fundación de ésta en 1967, y, por lo tanto, adscrito al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y en su nombre, como director de aquel, Don Miguel Ángel García Guinea de los Ríos, Doctor en Historia por la Universidad de Madrid desde 1955, Director del Museo de Prehistoria y Arqueología de la Diputación de Cantabria desde 1962 a 1987; Consejero provincial de Bellas Artes de la provincia de Santander desde 1962 a 1980, año en que presenté mi dimisión; creador y primer director de la Institución Cultural de Cantabria de la Diputación de Santander; Correspondiente de la Academia Nacional de Bellas Artes de San Fernando; Académico de Número de la Institución Tello Téllez de Meneses de la Diputación de Palencia; representante para España de la Societé Prehistorique de l’Ariège (Francia); miembro del Institutum Arqeologicum Germanicum de Berlín; director de las excavaciones de Nellua y Argin, en la Nubia egipcia, dentro de la participación española para el salvamento arqueológico internacional con motivo de la construcción de la presa de Assuan en Egipto; ex director del Centro de Estudios del Románico de la Fundación Santa María la Real de Aguilar de Campoo; codirector de la Enciclopedia del Románico en España, y responsable de los tres tomos dedicados a Cantabria; profesor de Arqueología de las Universidades de Valladolid, Madrid y Cantabria, etc., etc. Pero sobre todo, director de las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo por el Instituto Sautuola en el castro cántabro de Las Rabas, en Celada Marlantes (Campoo de Enmedio) durante los años 1968-69 y 1986, de las que publicamos un libro con todos los hallazgos aparecidos en ellas, que ofrecieron el testimonio más claro e importante, hasta ahora, de un poblado indígena cántabro, con cabañas circulares, que posiblemente fue sometido por los romanos en los años de las guerras de Augusto (29 a. J. C.),

Ante V.E., y con todo respeto, queremos exponerle lo siguiente:

Bien conocedores de lo que parece estar en trance final, esto es la colocación o no por la empresa danesa Vestas de un aerogenerador y un parque eólico, en un espacio reducido del valle de Campoo de Enmedio (Celada Marlantes) cuajado de vestigios arqueológicos tanto cántabro-romanos como medievales, tales como el citado castro de Las Rabas, los castra aestiva romanos (el de La Poza), la vía romana de Peña Cutral, y otros etcéteras, queremos manifestar a V.E., como Presidente del Gobierno de Cantabria, que sobre este espacio tan significativo ya ha tenido nuestra Consejería de Cultura, Turismo y Deporte que manifestarse varias veces denegando siempre, con todo conocimiento y autoridad: parque eólico Celada, promovido por Boreas Eólica, S.A., diciembre de 2001 y parque eólico Cotío, marzo de 2002, promovido por Compañía Eléctrica Peña Labra y presentado por la Dirección General de Industria, ambos denegados por acuerdo del Consejo de Gobierno por su impacto muy alto sobre el patrimonio monumental, arqueológico, paleontológico, etnográfico, etc., pues la zona afectada contiene bienes culturales de gran relevancia. Unos años después, Inversiones Quintana Núñez, S. L., solicita permiso para canteras en estos mismos terrenos y nuevamente la Consejería de Cultura, en fecha 12 de febrero de 2010, informó desfavorablemente a la vista del indudable riesgo de impacto sobre el patrimonio cultural.

Nos extraña, verdaderamente, la insistencia de tanta empresa interesada en actuaciones destructivas en un mismo terreno, presentada a la Consejería de Cultura por la de Industria, cuando bien repetidamente, nuestros técnicos de Cultura ya habían manifestado que este espacio no podía admitir cualquier remoción de tierras y rocas.

Pero aún nos extraña más que el 25 de febrero de 2010, se solicitase a Cultura permiso de prospecciones arqueológicas y sondeos por parte de una empresa arqueológica (GAEM, Diario Montañés, 15 de mayo de 2010) contratada a su vez por la empresa Vestas, adjudicataria del proyecto. La actuación investigadora de otros arqueólogos pagados por la empresa, como si no fuesen suficientemente conocedores del caso los funcionarios técnicos adscritos a nuestra Consejería de Cultura, nos ha dejado perplejos; nosotros, los miembros de este Instituto de Prehistoria y Arqueología Sautuola, confiamos plenamente en el saber, honradez y responsabilidad, tanto del Jefe de la Sección de Arqueología de la Dirección de Cultura, Dr. Roberto Ontañón Peredo, como del Director actual del Museo de Prehistoria de Cantabria, Dr. Pedro Fernández Vega, cuyo conocimiento y defensa de los problemas de nuestro patrimonio artístico y arqueológico nadie puede negar y, sí nosotros, asegurar. Resulta curioso que, visto el informe negativo de nuestra Consejería, el Gobierno de Cantabria prefiera la nueva inspección de GAEM.

Pero todavía hay más, pues en el informe que el citado Dr. Ontañón Peredo realiza el 12 de mayo de 2010, se niega, con toda clase de datos, que las acciones y cambios que pretende realizar Vestas para mantener sus propósitos de instalarse, puedan ser en absoluto suficientes para asegurar esa plena garantía de ausencia de afección sobre el patrimonio cultural (sic).

Son muchas y detalladas estas razones, por lo que, por su extensión, prescindimos de ellas en esta carta, y que bien puede conocerlas V.E. en el Informe al proyecto, a la actuación arqueológica y a las alegaciones que [a la Consejería de Cultura] fueron remitidas por la Dirección General de Industria del Gobierno de su presidencia.

No queremos saber, ni somos quienes para ello, las dificultades que su Gobierno habrá necesariamente que tener para poner de acuerdo a los consejeros de Industria y Medio Ambiente, partidarios del pretendido Parque Eólico en Celada Marlantes, con la de Cultura y Turismo que, obligadamente –por ley del Patrimonio Cultural de Cantabria, y otros bienes delimitados en el Inventario Arqueológico Regional- deberá atenerse a lo que en ellas se establece, teniendo en cuenta, no sólo el bien cultural que defiende, sino su entorno que da apoyo ambiental y cultural al mismo y que permite la plena percepción y comprensión cultural, y cuya alteración puede afectar a su contemplación o a los valores del mismo.

Pero, decimos nosotros, no sólo del entorno del castro de Las Rabas, que es el centro principal del bien cultural, sino de todos los demás bienes que, catalogados, forman lo que el BOC nº 110 de 9 de junio (Orden CUL, 28 de mayo de 2010), sobre autorizaciones y financiación de actuaciones arqueológicas para 2010, denomina Parque arqueológico cántabro-romano: Julióbriga, La Loma, el Pedrón y Las Rabas, así como todos los sitios cántabros y romanos del territorio comprendido entre esa zona de Enmedio y el núcleo de Camesa-Rebolledo. Esto indica bien claramente que la Consejería de Cultura del Gobierno de Cantabria, admite estos yacimientos como un verdadero Parque arqueológico, cuyos valores históricos – la Numancia cántabra para nosotros- sería inmolada en beneficio de unas instalaciones industriales como son estos aparatosos conjuntos de aerogeneradores, que nadie, con sentido común y sensibilidad histórica, podrá sostener que no resultan dañinos y contrarios a la rememoración de hechos acaecidos en nuestra vieja historia, los más valiosos y significativos de la identidad de Cantabria, que V.E. con tanto fervor defiende.

Los miembros pues de este Instituto Sautuola, suplican a V.E. considere estas razones de no implantación de aerogeneradores en esta zona de Celada Marlantes, Las Rabas, etc., exigiendo que, si necesariamente, han de colocarse 500-700 en Cantabria, se lleven a sitios que carezcan de testimonios arqueológicos objetivos, que marcan episodios trascendentales para la nobleza y dignidad de nuestra historia.

Y por ello, y de todas formas, y vistas ya las decisiones tomadas para seguir con el proyecto, verdaderamente salvaje, de la destrucción consentida oficialmente de nuestro Patrimonio cultural, histórico y paisajístico, que defienden nuestras leyes, no dejaremos en olvido las actuaciones judiciales consiguientes en un futuro.

Atentamente le saludamos todos los miembros de este Instituto, sumándonos a la firma de nuestro director.

Santander, 24 de junio de 2010

M. A. García Guinea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: